El Coaching de negocios.


El termino coaching, progresivamente, se va implantando en la cultura empresarial española. No obstante, habitualmente es necesario responder a preguntas sobre ¿Qué es el coaching? ¿Cuál es la esencia del modelo? ¿Qué aporta a las personas y organizaciones? y aclarar las diferencias respecto a:

El coaching de negocios

1) Otros tipos de coaching (personal, ontológico, etc.).

Desde el punto de vista que el coaching de negocios aporta herramientas de gestión empresarial que otros tipos de coaching no conllevan.

2)La consultoría tradicional.

Los métodos de coaching aseguran, en mayor medida, la implantación de las herramientas de gestión mencionadas y la consecución de los verdaderos objetivos de la empresa y el empresario.

Podríamos resumir que el coaching de negocios mejora la gestión empresarial, favoreciendo que el empresario descubra y comience a utilizar capacidades, hasta entonces, desaprovechadas.

En el transcurso de nuestra vida hemos contado con maestros, profesores, entrenadores, consejeros, mentores, familiares y amigos que han guiado nuestro desarrollo personal, académico, profesional, deportivo, emocional, etc. Un coach de negocios es alguien que te mantiene enfocado en los objetivos empresariales que te hayas propuesto, supone un cambio positivo para aprovechar al máximo el potencial de las empresas y las personas, además aporta modelos de gestión estructurados y eficaces, implantando aquellos planes de mejora y cambio, que por diversas razones nunca llegan a realizarse.


El método genérico de los procesos de coaching sigue siempre la siguiente secuencia:

  • Descripción de la situación actual (área de mejora o dificultad).
  • Descripción de la situación deseada (objetivos).
  • Mapa de opciones y recursos (generación y selección).
  • Plan acción (plan específico de actuación).
  • Resultados (control y seguimiento).

    • Lo mejor que puedes hacer por los demás no es enseñarles tus riquezas sino hacerles ver la suya propia” – Goethe

      En prácticamente todos los foros sobre dirección, liderazgo, capital intelectual, gestión del conocimiento, competencias, etc. se está aludiendo a la necesidad que tienen las organizaciones de que el rol del jefe evolucione hacia el de facilitador. Este rol orientado a resultados pero también a personas, está mucho más acorde con las organizaciones que apuestan por el aprendizaje permanente. Como dijo Arie de Geus: “La capacidad para aprender más rápidamente que los competidores, es probablemente la única ventaja sostenible”.

      El coaching de negocios permite llevar a cabo ese cambio de rol en las organizaciones, aportando un modelo estructurado y eficaz, que permite gestionar adecuadamente el rendimiento e impulsar el desarrollo del potencial de los colaboradores. Dada la importancia de los beneficios, cada vez son más las organizaciones que lo incorporan a su cultura y estilo directivo.